TETOPRI VS. TETOPAN

feb 19, 2013 . Pisandokallos . Both comments and pings are currently closed.

Por Polakofans

Columna Invitada

Aunque  Enrique Serrano Escobar ha ganado sólido prestigio como político y que puede alzarse con el triunfo electoral para la alcaldía de Juárez, existen varios factores que pueden ocasionarle serios dolores de cabeza.

Gente de su propio partido teme que, incluso, pueda tambalearse su victoria si en el PRI no seleccionan bien a los candidatos a diputados y regidores para la elección del siete de julio.

El principal riesgo lo tiene por partida doble en el locuaz alcalde Héctor Murguía, quien sufre un desgaste político que ya se ha convertido en un verdadero lastre por prepotente, grosero y ridículo que solo los de su calaña siguen creyendo en él.

Además, por ser un individuo sin convicciones que se dice priísta pero que no duda en apoyar al contrario, como ya lo ha hecho desde con Vicente Fox hasta con los Pérez Cuéllar y María Antonieta.

Nada raro sería que al no ceder el PRI a sus exigencias le meta dinero al candidato del PAN.

La selección de candidatos a diputados y regidores puede convertirse en un verdadero hándicap para Serrano.

Laura Domínguez, por ejemplo,  con su negro pasado con quien fue su corrupto marido y su hermano Arturo, que los panistas pueden ‘sacarle los trapitos al sol’ en el Fideicomiso Municipal que maneja, es un blanco fácil para los panistas.

Estrategas panistas afirman que solicitarán un grupo de expertos de la capital del país, para investigar los recursos federales que -existen indicios- Laura desvió del Programa ‘Vive a Plenitud’. 

No es un asunto menor puesto que supuestamente cobraba los apoyos económicos de ancianos que eran dados de baja por ella misma sin que los reportara o de aquellos que no cobraban puntualmente su beca alimenticia.

No, el asunto no ha muerto ni se ha olvidado.

Si Ramón Galindo logra repartir las cuotas de poder entre los grupos panistas y logra unificarlos, en serios problemas meterá al PRI que tiene toda su apuesta a la atomización del panismo fronterizo. 

Con las propias armas del enemigo, Galindo podría convencer a los mismos ‘jodidos’ que a cambio de cemento, ladrillos y despensas le dieron el triunfo al Tetobarbaján.